LaDeport
#NosotrosSíLaMetemos
Opinión
Home / ¡ ... y punto! / Los Juegos Olímpicos y Yo

Los Juegos Olímpicos y Yo

Jueves, 04 de Agosto de 2016 19:42 | escrito por Carlos Siliceo

OpiniónLa magia del deporte que nos marca cada 4 años...

La idea de los Juegos Olímpicos siempre me ha resultado abrumadora: Todos los países del mundo, todos (o una gran mayoría) los deportes, 2 semanas de competencia. Para los que somos amantes del deporte, un verdadero paraíso donde se forjan los campeones que, con el paso del tiempo, pasarán a ser humanos de leyenda y que nos proveerán de muchas historias para contar.

Nunca podré olvidar que a mis imberbes 5 años, mi familia se conmocionó al saber que Ben Johnson, el hombre que había puesto el récord mundial de 100 metros apenas unos días atrás, dio positivo en una prueba antidopaje en Seúl 1988. Recurro constantemente al “Amigos para siempre” y a las imágenes de la flecha disparada al pebetero del Estadio Olímpico de Montjuic en Barcelona 1992. Se me quedó tatuado en la mente el ver las actuaciones de Carl Lewis, la perfección irrepetida de Nadia Comaneci, la dramática eliminación de Bernardo Segura en Sydney 2000 o ver a Ana Gabriela Guevara casi escalar a lo más alto del pódium en una prueba de velocidad, algo inédito en nuestro país.

¿Y la magnificencia del Nido de Pájaro de Beijing? ¿Y la espectacular inauguración de Londres 2012? ¿Cómo borrar las sensaciones de esa mañana en la que México le ganó a Brasil con todo y Neymar la final del futbol olímpico en la sagrada alfombra de Wembley? ¿Quién no recuerda las competencias de Soraya Jiménez, de Fernando Platas, Raúl González, Paola Espinosa o de María del Rosario Espinoza? ¿Apoco no estuviste pegado a la televisión para ver la gran mayoría de las 22 medallas de oro de Michael Phelps? ¿No te mueres de curiosidad de ver si Usain Bolt ganará los 100 y 200 metros por tercera vez consecutiva, algo nunca hecho en la historia? Y seguro te estremeciste al ver al nadador de Guinea Ecuatorial, Eric Moussambani, que en el 2000 nadó los 100 metros libres ¡1 minuto por arriba del récord mundial! No me digas paisano veracruzano que no te llenaste de orgullo cuando supiste que Ángeles Ortiz era medalla de oro y récord mundial en los Juegos Paralímpicos. Los recuerdos son demasiados, como para llenar 10, 20, 30 cuartillas.

Para los que amamos las historias que teje el deporte, la llegada de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río de Janeiro es un bálsamo.

Atrás quedó toda la corrupción y mala organización de Brasil, el sistema de dopaje ruso y los largos procesos de calificación. Parafraseando al finado piloto brasileño Ayton Senna: “Cero política, puro deporte”. 18 días donde las fronteras no importan, donde las armas y la política descansan, y donde lo único que importa es ver a los deportistas plasmar en su área de competencia los frutos de una preparación de toda una vida y en especial en los últimos 4 años: algunos (como muchos de nuestros compatriotas) van por poner la mejor marca de su vida y por un récord de su país o de su continente, otros van por una medalla que les premie su inigualable suma de talento y trabajo, y un muy pequeño grupo va por la inmortalidad, por la historia, por ser leyendas, por aumentar un legado que en el caso de varios atletas de nuestro tiempo, no parece que pueda ser superado fácilmente. Este hermoso panorama será cobijado por los 5 aros olímpicos y por la misma idea de respeto y competitividad con la que el Barón francés Pierre de Coubertin impulsó los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna en el ya lejano 1896.

Y como siempre, no podemos quitarnos la camiseta nacional. Ojalá que nuestros atletas mexicanos puedan sacar la cara por ellos mismos, que respalden su trabajo y su sufrimiento con grandes actuaciones: que la selección de futbol pueda revalidar el oro (que se ve muy difícil), que Paola Espinosa y María del Rosario Espinoza se cuelguen su tercera medalla en ediciones diferentes y que se instalen en el Olimpo del deporte nacional, que los equipos de taekwondo y de tiro con arco puedan demostrar porque son de las mejores del mundo, y que algunos atletas que no están en el radar nos permitan (aunque sea frente una pantalla) ponernos de pie para escuchar nuestro himno nacional.

En especial, todas las buenas vibras para mis paisanos veracruzanos Lolita Hernández (clavados, 3 metros), José Abella (futbol), Santiago González (tenis modalidad de dobles), Crisanto Grajales (triatlón), José Leyver Ojeda (caminata 50 kilómetros) y Heliud Pulido (canotaje) y también para el equipo paralímpico encabezado por la mítica Ángeles Ortiz. Todo el cariño para ellos, que con apoyos muy reducidos (o nulos) están cumpliendo el sueño de todo deportista. Todo el respeto para los veracruzanos que son de la élite mundial en la modalidad convencional y adaptada.

A mí sólo me resta desearte a ti, amigo aficionado, a que tengas el mayor tiempo posible para engancharte a la televisión, a los portales digitales y a las redes sociales para estar pendiente de una cita que, como cada 4 años, promete ser la de más alta competitividad de la historia. Estate pendiente, que te garantizo que verás cientos de historias que te pondrán la piel de gallina, y podrás ser testigo de hitos deportivos que podrás contar a tus más cercanos, sean mayores o menores. ¡Y punto!

Recuerden que podemos entrar en comunicación a través de Twitter en @carlos_siliceo

El Conchal

Desde Facebook